Descarga la App
 

Rolls-Royce ahora ofrece el modelo más exclusivo del planeta

Charles Rolls y Henry Royce se unieron al principio del siglo veinte para desarrollar y fabricar el mejor auto en el planeta. Lo que hicieron en esa tan temprana era del automóvil ha pasado a ser parte de la historia del mundo sobre ruedas.

En 1908 luego de tener varios modelos en venta, decidieron crear algo que fuera el mejor ejemplo de la ingeniería de ese momento. Uno de esos carros se terminó en color plata y se le llamó, como se hace de forma única en los yates, el fantasma de plata (Silver Gosht).

Este Rolls-Royce modelo 40/50 se estableció en ese entonces como lo mejor en calidad automotriz en el planeta. En 1925 salió a la venta el Rolls-Royce Phantom y se convirtió, desde entonces, en sinónimo de alta ingeniería y lujo.

Desde 1911, cuando se incorporó la estatua “espíritu de éxtasis” al frente del colosal carro, la marca nunca ha abandonado el espíritu de crear lo mejor en cada uno de los componentes, dejando de lado el costo de fabricación y así continuar con su reputación, la cual es hoy inigualable.

Charles Rolls y Henry Royce se unieron al principio del siglo veinte para desarrollar y fabricar el mejor auto en el planeta. Lo que hicieron en esa tan temprana era del automóvil ha pasado a ser parte de la historia del mundo sobre ruedas.

En 1908 luego de tener varios modelos en venta, decidieron crear algo que fuera el mejor ejemplo de la ingeniería de ese momento. Uno de esos carros se terminó en color plata y se le llamó, como se hace de forma única en los yates, el fantasma de plata (Silver Gosht).

Este Rolls-Royce modelo 40/50 se estableció en ese entonces como lo mejor en calidad automotriz en el planeta. En 1925 salió a la venta el Rolls-Royce Phantom y se convirtió, desde entonces, en sinónimo de alta ingeniería y lujo.

Desde 1911, cuando se incorporó la estatua “espíritu de éxtasis” al frente del colosal carro, la marca nunca ha abandonado el espíritu de crear lo mejor en cada uno de los componentes, dejando de lado el costo de fabricación y así continuar con su reputación, la cual es hoy inigualable.

{{cancion.title}}
{{cancion.artista}}