Descarga la App
 

¿Por qué comer menos carne es lo mejor que puede hacer por el planeta?

Reciclar o usar el transporte público en lugar de manejar al trabajo tiene su lugar, pero los científicos apuntan cada vez más a un cambio de estilo de vida más profundo que sería la forma más importante de ayudar al planeta: comer mucha menos carne.

Una gran cantidad de investigaciones publicadas ha puesto al descubierto el fuerte impacto que el consumo de carne, especialmente de res y cerdo, tiene sobre el medio ambiente al alimentar el cambio climático y contaminar los paisajes y las vías fluviales.

La agricultura industrializada y el inicio de la peor crisis de extinción de especies desde la desaparición de los dinosaurios significan que el ganado y los humanos ahora constituyen el 96% de todos los mamíferos. Pero a pesar de consumir la gran mayoría de las tierras agrícolas, la carne y los lácteos representan solo el 18% de todas las calorías de los alimentos y alrededor de un tercio de las proteínas.

La poderosa huella de la carne de granja no solo es ineficiente. La deforestación para dar paso al ganado, junto con las emisiones de metano de las vacas y el uso de fertilizantes, genera tantas emisiones de gases de efecto invernadero como todos los automóviles, camiones y aviones del mundo. Las prácticas de cría de carne corren el riesgo de extinciones masivas de otros animales, además de generar una contaminación significativa de arroyos, ríos y, en última instancia, del océano.

Los científicos advirtieron que se requieren grandes reducciones en el consumo de carne si el mundo quiere evitar el peligroso cambio climático, y el consumo de carne en los países occidentales debe disminuir en un 90%, reemplazado por cinco veces más frijoles y legumbres.

{{cancion.title}}
{{cancion.artista}}