Descarga la App
 

Nuestra mascota en el vehículo

Nuestras mascotas son uno más de la familia y, por lo mismo, forman parte de los planes cotidianos. Por lo mismo las mascotas tienen su espacio en el hogar y también en el coche. Por eso cuando llegan las vacaciones mucha gente se plantea llevarse a su mascota.

Antes era más difícil hacerlo, pero en la actualidad hay muchas opciones y lugares preparados para ello. Aunque viajar con tu perro en el coche requiere de cierta preparación, por esto hay algunos datos que les quiero compartir.


Datos:

Uno de cada tres conductores aseguran viajar con su animal en el coche: en concreto, el 36%. 

Lo preocupante es que el 11,5% de los automovilistas confiesa no utilizar ningún sistema de retención para sus fieles compañeros, transportándolos en el asiento del copiloto, asientos traseros o en el maletero sin protección alguna.

Llevándolos sueltos en el auto o en brazos de un pasajero. Lo peor es cuando va en manos del conductor.


Las mascotas que mayoritariamente viajan en los coches son perros (en el 83% de los casos), por delante de gatos (12%) y otros animales pequeños, como pájaros, reptiles o roedores (5%).

Muchos son los automovilistas que se mueven de forma ocasional con más de un animal, en el 66% de los casos con un peso mayor de 20 kilos y en el 17% de ellos excede los treintena kg. Es decir llevan mas de 1 perro.

Se han realizado pruebas con el uso de muñecos de perros con varios pesos similares a los de los animales (desde los 4,8 hasta los 35 kilos) imitando su comportamiento en el vehículo según su posición, el uso o no de sujetadores y en maniobras extremas como frenado de emergencia, cambios de dirección o esquivas.

Las conclusiones, un animal suelto supone un serio peligro en una frenada fuerte o en un volantazo. Incluso en una colisión leve, las consecuencias de un perro fuera de control dentro del vehículo pueden ser más graves que el propio accidente: una masa de sólo cinco kilos proyectada a 60 km/h alcanza lanzada el peso de un objeto de 280 kilos. Un perro de 13 kilos, por ejemplo, se convierte en un animal de unos 450.

Cómo llevar al perro en el coche:

Recomendaciones

Para evitar estas situaciones de alto riesgo, te comparto una serie de recomendaciones básicas para los conductores que deban viajar con mascotas en sus automóviles:

1. Nunca se debe viajar con un animal suelto por el vehículo. Existen riesgos importantes para él mismo y los demás ocupantes y, además, pueden representar un peligro para los equipos de rescate en caso de un accidente. Puede implicar una sanción

2. Hay que elegir un sistema de sujeción adecuado. Entre los sistemas disponibles están los arneses de sujeción (con un sistema de unión corto y estable), los transportadoras, que deben ser firmes, las correas cinturón.

3. Evitar colocar objetos junto al animal. En caso de impacto puedan salir despedidos.

4. Controlar al animal en las paradas de descanso. al abrir el maletero o la puerta del vehículo el animal puede salir corriendo y provocar algún incidente.

5. Nunca, bajo ningún concepto o circunstancia, dejar al animal en el interior del vehículo con altas temperaturas. Ni siquiera en una zona de sombra o con las ventanillas abiertas.

6. Realizar paradas cada dos horas. Así el animal podrá hacer sus necesidades, pasear e hidratarse.

7. Controlar el posible mareo. Si el animal tiene tendencia a marearse, es preferible no darle de comer o beber en las horas previas al viaje. En las paradas aprovechar para que beba, solo una pequeña cantidad.

8. Vigilar la temperatura del vehículo. Asegurando una ventilación adecuada en todo momento.

9. Acostumbrar al animal al sistema de sujeción. Si suele desplazarse en su vehículo, acostúmbrale desde cachorro a viajar sujeto, en la transportadora o separado por un sistema que impida la movilidad excesiva.

10. Nunca sujetar al animal con su correa. No es un sistema de retención y supone un riesgo importante de lesiones, tanto para él como para el resto de los ocupantes.

Hay que recordar que el perro es un animal con mucha sensibilidad y en el que su educación juega un papel preponderante.  Si ya es adulto y nunca ha viajado en coche, el viaje será más complicado ante esa falta de costumbre e inseguridad que le podría generar al animal.

Es recomendable ir acostumbrando al perro desde cachorro, trabajar en este aspecto para que sea relacionado por nuestros canes como algo positivo y placentero. Este periodo de socialización se debería comenzar con trayectos cortos, aumentando la distancia paulatinamente. Siempre es mejor una asociación positiva del animal respecto al coche, algo que se puede conseguir von motivación positiva como ejemplo caricias, premios etc.

El perro también debería habituarse poco a poco al tipo de sistema de retención que se vaya a utilizar durante los viajes, especialmente si se trata de una transportadora.

La salud de nuestro animal de compañía siempre va en primer lugar.

Cuando se va a realizar un trayecto largo por carretera es muy importante haber comprobado que todo va bien mediante una visita al veterinario. Hay que cerciorarse de que las vacunas están al día, de que se ha realizado la desparasitación correspondiente tanto interna como externa y asegurar que no hay ningún problema de salud.

(También se puede preguntar por algún producto que evite los mareos, podría ser útil si el perro ya los ha sufrido en otros viajes.)

Cuando el perro viaje, al igual que una persona, tiene que llevar su documentación encima. El chip identificativo es obligatorio es obligatorio y nos será de gran ayuda en el caso de que se pierda, lo mismo que la placa de identidad. A esto habría que sumar la cartilla sanitaria que acredita la buena salud del animal.

El viaje hay que planificarlo con tiempo y tener en cuenta todo lo relativo a la mascota que hay que llevar. Lo más básico es tener comida suficiente para esos días que se va a estar fuera de casa. A eso también hay que sumar otras cosas como sus juguetes habituales o golosinas, que ayudarán a que se sienta a gusto incluso fuera de su entorno habitual. Si fuera necesario, se puede hacer una visita a la tienda de confianza y consultar qué más podría ser conveniente.

A este respecto, también es obligatorio tener preparado el accesorio de viaje y que se encuentre en perfecto estado. Bien sea el arnés, la rejilla divisoria o la transportadora; hay que verificar que cumplen con su función correctamente y sustituirlos en caso contrario.

Puede que se ensucie nuestro vehículo, por lo que es conveniente tener disponible a la mano un cepillo especial para limpiar los pelos que queden e inclusive artículos de limpieza por si este vomita o tiene una emergencia.

Es importante que el perro esté en ayudas al menos dos horas antes del viaje. Si lo subes al coche recién comido las probabilidades de mareo serían mucho mayores y podría terminar en vómito, una situación incómoda tanto para el pobre animal como para el dueño. Es importante llevar agua fresca y un recipiente adecuado para que el perro pueda beber durante el viaje y mantenerse correctamente hidratado.

Si la mascota es propensa al mareo se puede consultar al veterinario para suministrarle algún medicamento antihemético. Del mismo modo, si tiene una personalidad inquieta y/o se pone muy nervioso durante los viajes, se puede probar con algunos remedios naturales naturales para reducir la ansiedad. El CBD o la pasiflora son algunos de los más recomendados por no tener efectos secundarios (siempre consultarlo con un profesional antes).

Si el perro va a ir en el maletero hay que intentar fijar las maletas con enganches o redes para que su movimiento no pueda causar daños en el animal. En función de su tamaño, tendrá que tener una zona despejada que le permita cierto movimiento (aunque esté sujeto) para que esté a gusto y no se agobie. Si se puede, mete algunos bultos en los asientos traseras para conseguirlo.

Lo último, pero no menos importante, nunca dejes al perro solo en el coche. Con las temperaturas tan elevadas del verano, el  vehículo al sol alcanza niveles que pueden repercutir en la salud del animal en muy poco tiempo. Ya hemos hablado del golpe de calor y de lo que hay que hacer para prevenirlo, lo más eficaz es no encerrar a la mascota allí, ni con las ventanillas bajadas.

Por una cultura y cuidado animal.

Juntos Podemos Más.

@rostarpets