Descarga la App
 

¿Carga eléctrica, problema o solución?

Durante este año he podido probar por más de una semana varios autos eléctricos, no decir el año pasado que aún pude tener contacto con muchos.  La primera pregunta que me hacen es: ¿en cuántos kilómetros se acaba la batería?, como si el problema fuese que la batería se gasta y la verdad es la cuestión menos importante a la hora de manejarlos en ciudad y tramos de carretera cercanos es la carga eléctrica. 

Los puntos de carga

En realidad, los hemos usado diariamente y se han cargado una o dos veces a la semana en nuestro cargador el cual tiene una capacidad normal a uno de casa, no es un súper cargador como los de carretera. Con eso ha bastado y el rango ha sido lo menos importante. Los puntos de carga en la Ciudad de México parecen estar en diversas zonas: Centros comerciales, oficinas, sitios públicos; que se nos aparecen cada día, aún sin tener necesidad de cargar y hasta los hemos utilizado para aumentar el rango por los espacios para autos eléctricos que han estado vacíos más que por necesidad de cargar el auto.

La realidad es que una vez que el usuario piensa eléctrico, tanto en cómo maneja, cómo regenera energía, cómo usa su auto y qué trayectos recorrerá, así como monitorea el rango que le queda, el miedo se diluye.

Cada vez más opciones de carga

Las armadoras cada día ofrecen más opciones como la instalación o cargador incluido en el precio del híbrido enchufable o del eléctrico, con lo que se están multiplicando los cargadores de casa, y suponemos que nadie comprará un eléctrico si no tiene un cargador eléctrico en su casa. La energía que estará a su disposición será infinita para el uso. Si tiene una casa de descanso, o va a un destino constantemente aprenderá dónde cargar su vehículo o qué hoteles se lo pueden cargar sin costo.  Así, la infraestructura para tenerlos empieza a ser suficiente para el parque vehicular con cargador en casa. Los públicos seguramente cobrarán en algún momento y por el otro lado ya los vemos llenos en muchas plazas comerciales.

Los rangos no serán tema

El rango de un eléctrico cuesta, recuérdelo. Si usted quiere un eléctrico para ir y venir a Acapulco, que es la segunda pregunta que me hacen, porque presumen que en gasolina logran ir y regresar.

En el momento en que ofrezcan rangos de hasta mil kilómetros, habrá otros de 500 y otros más de 250 kilómetros de rango, que serán los que realmente necesite y no pague de más. Por lo pronto, con todas las pruebas que hemos realizado, aprendiendo a ser eficiente, programando la carga nocturna con disponibilidad de cargador en el garaje propio, no vemos argumento del por qué no tenerlos. El precio terminará por reducirse y ya lo está haciendo por la masificación de esta tecnología. Así, la carga eléctrica ha dejado de ser un problema, para pasar a ser una solución amigable, disponible y con beneficios a la salud en grandes concentraciones urbanas.

{{cancion.title}}
{{cancion.artista}}